jueves, 4 de febrero de 2016

El día Mundial del #AmoryCáncer

Seguramente todos vosotros sabréis que hoy, 4 de febrero, es el Día Mundial Contra el Cáncer. Pero yo me he propuesto un reto, convertirlo en el Día Mundial del #AmoryCáncer.

Y porqué no reconocer a las parejas de los pacientes su labor, su valía, su cariño, su compañía pero sobre todo su amor.

Un amor incondicional que para muchos pacientes supone un soporte indispensable que favorece su mejoría no solo física sino también emocional.


Este reconocimiento a las parejas lo hemos hecho en forma de libro, "En el amor y en el cáncer", un libro que he tenido la suerte de escribir junto a Diego Villalón, que ha coordinado Ana Vallejo con el inmenso soporte de nuestros grandes amigos de Fundación Más que Ideas.

Este libro está compuesto de 12 capítulos en los que hemos agrupado diferentes estrategias y consejos para minimizar las consecuencias físicas, emocionales y sociales que la enfermedad produce en la relación de pareja.




 Con este libro pretendemos:


  • Ofrecer información y apoyo a las parejas de los pacientes con cáncer para un adecuado afrontamiento de la enfermedad a nivel individual y en pareja 
  • Promover la empatía, comprensión y comunicación en la pareja 
  • Fomentar el rol activo de ambos miembros de la pareja 
  • Visibilizar las necesidades de las parejas de los pacientes con cáncer, y concienciar a los profesionales sociosanitarios sobre la necesidad de realizar intervenciones integrales y multidisciplinares



¿En qué punto estamos ahora?

¡En la recta final! El libro ya está editado y maquetado, solo nos falta la financiación para conseguir los recursos necesarios e imprimir una primera edición de 1.000 copias y distribuirlas de manera gratuita entre las personas que lo necesiten.

¿En qué consiste la campaña?

El crowdfunding consiste en la cooperación entre muchas personas para reunir una suma de dinero con la que apoyar el desarrollo de un proyecto para editar las 1.000 copias del libro.

Ayúdanos a que poco a poco llegue a todas las parejas sólo tienes que entrar en este enlace https://goo.gl/pGf7CR y…difundir, difundir y difundir bajo el hashtag #AMORYCÁNCER


Nos seguimos leyendo! :)



lunes, 31 de agosto de 2015

Y el cáncer llegó a tu vida...



Aquí estoy de nuevo J

Este es un post que considero necesario y útil, y que llevaba tiempo pensando en escribir, con el fin de ir acercándome poco a poco a los diferentes momentos que puede vivir tanto un paciente de cáncer como su familia. Hoy he querido centrarme en el inicio, dónde todo comienza a cambiar, el momento del diagnóstico. 
Los momentos iniciales son especialmente complicados, ya que son en los que te empiezas a plantear los primeros cambios y en los que comienzas a adentrarte, temeroso, en un terreno desconocido para ti, ya que, aunque hayas acompañado a alguno de tus familiares en su enfermedad, ser el protagonista es diferente.

Para mí el reto clave en estos primeros momentos es adaptarse, lo que también otros profesionales llaman aceptar. Se trata de adaptarte a las circunstancias, a los cambios en tu vida cotidiana, a tus emociones, a las pruebas diagnósticas, a los tratamientos,… Adaptándote a la situación te facilitas afrontar tu día a día, sintiendo que tomas decisiones, avanzas y cumples metas. 

Como todo proceso, requiere un tiempo y conlleva sus fases…

Es posible que en los primeros momentos te hayas sentido bloqueado, en shock y con la sensación de escuchar, pero sin sentir. Tras estos momentos, irá poco a poco apareciendo el temor ante el significado del cáncer, ante lo desconocido, ante lo que anticipas que pueda venir,... y puede que estas sensaciones vayan dejando paso a las dudas ¿se habrán equivocado? Esto no me puede estar pasando a mí. 
Es posible que tiendas a asegurarte o incluso que pidas una segunda opinión. Una vez que la información que recibes sigue confirmando la situación, no es nada raro que sientas rabia y tristeza ante algo que no esperabas y que trastoca profundamente tus planes, para poco a poco ir aceptando la situación y tomando las riendas de esta etapa que vives.

Recuerda que este proceso es totalmente normal, pero no tienen porque darse todas las fases, ni siquiera en el orden en el que te las presento. Son reacciones muy frecuentes que forman parte del ejercicio de aceptación ante un cambio tan importante como el diagnóstico de un cáncer.

Si sientes que estás anclado, o ves a tu familiar estancado en alguna de las fases que te he descrito, no percibes avance o te sientes incapaz de afrontar los tratamientos, puede ser un buen momento para contactar con un psicooncólogo para que te acompañe y asesore en este proceso.

Algunas recomendaciones ante el diagnóstico:


Si eres paciente: 


  • Permítete tu tiempo para procesar la información.
  • Acude con compañía a tus citas con los médicos. Son citas en las que te darán mucha información a veces difícil de entender. Tu acompañante podrá apoyarte y facilitarte la tarea de procesar la información.
  • Participa en la toma de decisiones, se trata de tu vida y de tu salud, quizá tengas algo que decir.:)
  • Infórmate para participar en la toma de decisiones, recuerda que los mejores informadores siempre serán tus médicos.
  • Cuidado con las anticipaciones negativas. Céntrate en el aquí y en el ahora, en lo que sabes y no tanto en lo que todavía no sabes si ocurrirá.
  • Si normalizas la situación, tu entorno lo hará contigo. Las asociaciones de pacientes pueden ayudarte en esta tarea.
  • Exprésate, siente y comparte tus emociones. Vivirlas en soledad las hace más difíciles.
  • Pregunta, indaga, asegúrate,….son las mejores herramientas contra la incertidumbre.
  • Busca apoyos y gestiónalos. Quizá te ayude plantearte ¿qué necesitaría de mi entorno en estos momentos? ¿cómo desearía que me apoyaran? ¿cómo puedo ayudarles a que lo hagan?
  • Tú decides de quién y cómo recibes apoyo, decide qué es lo que te ayuda en estos momentos, normaliza y facilita a tu entorno que se acerque a ti para echarte una mano. 
  • Ayúdales a entenderte y esfuérzate por entenderles a ellos, la situación es nueva para todos.

Si eres familiar:
  • Permítele su tiempo y date el tuyo para entender y aceptar el diagnóstico.
  • Pregúntale: Cuándo y cómo, le gustaría que estuvieras a su lado.
  • Respeta sus decisiones, acompáñale y permanece cerca por si pudiera necesitarte
  • Cuidado con la sobreprotección, busca el equilibrio.
  • Las emociones en sí no son malas, déjale sentir para ayudarle a afrontar.
  • Normaliza el tema, trata de que la enfermedad no se convierta en un tabú.
  • Tú también tienes derecho a sentir y a expresarte, no dudes en hacerlo.


Quizá sientas que esta lista de recomendaciones está incompleta… claramente son todas las que están, pero no están todas las que son.
Ya que te has acercado a esta ventanita en forma de blog, te propongo que compartas, con un comentario, aquello que a ti, como paciente o familiar, te vino bien en estos primeros días tras el diagnóstico, y así, me ayudaras a completarla. Quizá tu experiencia pueda venirle bien a otro ¿no crees?



Nos seguimos leyendo :)
viernes, 20 de marzo de 2015

¿A quién y cómo contarle?

Es de rigor comenzar esta nueva entrada pidiendo disculpas a todos los lectores...no hay excusas suficientes para justificar mi tardanza...así que, para qué darlas...me dedicaré a escribir que es lo mío... ;)

En el presente artículo me propongo hablar sobre uno de los aspectos que más nos preocupa a todos los que estamos implicados en el ámbito de la salud: pacientes, familiares y profesionales. Uno de los temas de los que más se ha hablado y en el que sin embargo nos seguimos encontrando con dificultades para manejarnos. La comunicación de información.

Según la Ley general de sanidad: “El paciente tiene derecho a que se le dé en términos comprensibles, a él y a sus familiares o allegados, información completa y continuada, verbal y escrita, sobre su proceso, incluyendo diagnóstico, pronóstico y alternativas de tratamiento”.

A estas alturas de la película ;) parece que profesionales, pacientes y familiares  tenemos clara la teoría y la legalidad vigente, pero sigue haciéndose complicado manejarse con las emociones que nos provoca el hablar de la salud de un paciente, de tu propia salud o de la de tu familiar.

Toda persona, en mayor o menor medida proyecta parte de sí a la hora de comunicar información y se ve reflejado en el que tiene en frente. Del cómo maneje esa proyección (evitando, afrontando, aceptando,…) dependerá en gran medida la cercanía y la eficacia del momento comunicativo. No todos los profesionales sanitarios hemos recibido formación al respecto, pero ese hecho no nos exime de responsabilidad.

Entendemos la información como dañina en sí, cuando lo realmente dañino es el manejo que hacemos de ella y las circunstancias que nos rodean. Imaginaos afrontar la enfermedad a ciegas, engañados o sobreinformados.

Una persona con un estado psicológico y cognoscitivo normal no tiene nada que nos diga que no podrá entender y/o adaptarse a la información relativa a su proceso de salud.
La práctica clínica y numerosos estudios demuestran que un paciente informado adecuadamente se adapta mejor a su proceso de enfermedad, se adhiere positivamente a los tratamientos, acepta e integra con mayor facilidad las circunstancias con el objetivo de tomar sus propias decisiones, disminuye su incertidumbre, busca recursos para mejorar su calidad de vida,en definitiva, toma el control. Un paciente informado será más autónomo y más exigente, será más capaz.

Los familiares también podéis encontraros con estas dificultades: ¿cómo le digo yo esto? ¿No sé si podrá soportarlo? O quizá por vuestra experiencia entendáis que: no debe saberlo, la información le hará sufrir innecesariamente,… Estas dudas y pensamientos no vienen más que del legítimo derecho de proteger a vuestro ser querido. Os planteo en este punto que os asesoréis sobre estrategias para indagar en este sentido con el fin de conocer qué información desea tener vuestro familiar y cómo es adecuado ofrecérsela.

Si es importante respetar el derecho de saber igual de importante será respetar el derecho de no saber.

Te invito a que como familiar reflexiones sobre si tus decisiones se basan en tu deseo, en tus creencias y miedos, o en las del protagonista, el paciente.

La ocultación ( conspiración del silencio) era un comportamiento muy extendido tanto en familiares como en profesionales, podréis verlo ilustrado en el siguiente video

Alimentar falsas esperanzas, o mentiras provocará distancia, desconfianza, confusión, sentimientos de soledad,… será importante centrarse en la información con la que contamos a día de hoy y en expectativas realistas para alimentar la esperanza y favorecer el afrontamiento.

¿Qué pasa cuando familiares o personas cercanas a ti, que eres el paciente, reclaman información de tu estado que tú no deseas darles?

Tal y como dice la ley tú eres el dueño de la información de tu estado médico, así que será decisión y responsabilidad tuya con quien la compartes. Los médicos entenderán que tus familiares más cercanos, los que te acompañen en las citas médicas, tienen tu autorización para conocer tal información, a no ser que expreses lo contrario de forma explícita.
Muchas personas pueden sentirse obligadas a informar más de lo que les gustaría a personas que se interesan. 
Te recomiendo meditar sobre el beneficio que obtienes al comunicar esa información. Es posible que prefieras que algunos datos sobre tu enfermedad permanezcan en la intimidad, no dudes en preservarlos si es así. Tus compañeros, amigos o familiares deben poder comprenderlo, eso sí, te animo a hacer un pequeño esfuerzo por explicarles que deseas mantener en privado ciertos detalles sobre tu estado ya que eso te ayuda.

Ya bastante privacidad se pierde con el hecho de ser paciente ¿no crees?, tu situación no tiene porqué ser vox populi si tu no lo deseas.

Otro punto totalmente distinto es aquel en el que decides no comentar lo que te ocurre por vergüenza, culpabilidad, u otros reparos. Te propongo reflexionar sobre todo el apoyo de personas cercanas del que te estas privando y si tus pensamientos se ajustan a la realidad. No somos culpables de nuestras enfermedades por mucha conducta de riesgo que cometamos, al menos, esa es mi opinión.
Será importante que encuentres equilibrio en el manejo de tu información, encontrar ese punto con el que te sientas cómodo y que te sirva para afrontar y utilizar tus apoyos y recursos.

Espero que te haya resultado útil esta información y mis reflexiones.


Nos seguimos leyendo :)
martes, 11 de noviembre de 2014

y tú, ¿te has dejado bigote?


En esta nueva entrada en el blog quiero dar todo el protagonismo a una de las enfermedades oncológicas propias del varón, el cáncer de próstata.

Esta patología oncológica es la más diagnosticada en los hombres en nuestro país. Históricamente su diagnóstico se ha relacionado con la edad avanzada, pero la realidad a día de hoy está cambiando. La incidencia de esta enfermedad ha venido aumentado en los últimos años debido a factores como: el aumento de la esperanza de vida y de la edad media de la población, las mejoras en el diagnóstico precoz, métodos de detección cada vez más específicos y el desarrollo de una, cada vez más potente, tecnología de imagen.

El cáncer de próstata suele presentar muy buena respuesta a los tratamientos siendo el diagnóstico precoz uno de los principales condicionantes para lograrlo.
En los siguientes enlaces podréis encontrar la información que la Sociedad Española deOncología Médica y la Asociación Española de Urología ofrecen sobre esta patología.
A pesar de ser una enfermedad tan diagnosticada y con tan buenos resultados en diagnósticos tempranos son escasas las campañas  que se encaminan a concienciar a la población de la importancia de la detección precoz y de las revisiones urológicas regulares a partir de los 50 años (o anteriores si se cuentan con antecedentes familiares), para conseguir los mejores resultados de los tratamientos.
 
Por tanto es inevitable destacar la necesidad de continuar educando en salud, sensibilizando, concienciando y eliminando tabúes.

Sin ánimo de clasificar por sexos, no debemos olvidar que los hombres, al igual que las mujeres, tienden a manejar de una forma muy característica todo aquello que tiene que ver con su salud. Ellos suelen ser más reticentes a acudir a los servicios de salud, a comunicar síntomas y a actuar al respecto,  o incluso evitan las revisiones médicas pertinentes por miedos o tabúes sobre ellas. En el ámbito emocional no es raro que se muestren reacios a admitir malestar emocional y a recibir atención psicológica.
Estas son tendencias generales pero quizá muchos de vosotros os hayáis sentido identificados, y con ellas queda patente que hay que seguir trabajando en educación en salud, no sólo para favorecer la detección precoz sino para ofrecer los mejores recursos y tratamientos, y garantizar la mejor calidad de vida a los pacientes durante y después de sus tratamientos.

Así como existen numerosísimos estudios que dejan patente las consecuencias específicas tanto físicas como psicológicas del diagnóstico del cáncer de mama y ginecológico en las mujeres, existen menos estudios que describan las consecuencias de los cánceres propios del varón y de sus tratamientos, en su estado de ánimo, su imagen corporal y su calidad de vida. Pero estas existen.

A los que sois pacientes no os resultará raro que aquí mencione aspectos como la incontinencia, la sexualidad, las consecuencias de los tratamientos hormonales, la quimioterapia o la radioterapia. Todos ellos son aspectos físicos que también tienen su correlato emocional, aunque no siempre se le da la importancia que tienen, tanto por parte de los propios pacientes como de los sanitarios. ¿Cómo sentir tu vida plena si has disminuido tus contactos sociales por miedo a no controlar tu orina? ¿Cómo sentirte el mismo si no encuentras vías para disfrutar de tu sexualidad? ¿Cómo sentir la satisfacción de tu mejoría física si tus emociones no acompañan?

Al hablar de emociones durante y después de los tratamientos es importante mencionar : la merma en tu autoestima, la disminución de las relaciones sociales, el bajo estado de ánimo, las dificultades para retomar las relaciones sexuales, ansiedad, los miedos, la irritabilidad...
Muchos tendéis a infravalorar o incluso a no citar síntomas relativos a vuestras emociones por falta de costumbre, vergüenza o reparo. Os recomiendo buscar la fórmula y el apoyo con el que os encontréis más cómodos y localizar a los profesionales adecuados para consultar todas vuestras dudas o recibir tratamiento. Vuestro equipo médico, psicooncólogos y sexólogos os podrán ayudar en todo esto.

La idea de esta entrada no sólo era hablar de prevención, de sensibilización, y de las emociones de los propios pacientes sino también de la falta de asociaciones de pacientes que ofrezcan sostén y apoyo a los nuevos y antiguos diagnosticados, y animar a la creación de iniciativas que redunden en la normalización social de esta patología.

Durante todo este mes de noviembre está en marcha la campaña MOVEMBER, una campaña mundial que  pretende sensibilizar sobre salud masculina, concienciar sobre las enfermedades oncológicas del varón (cáncer de próstata y testicular) así como fomentar la investigación relativa a este tipo de enfermedades y a la creación de recursos psicosociales que favorezcan la calidad de vida de los pacientes.

Hasta la fecha se han financiado programas  en muchos países siendo el único que se ha llevado a cabo en España el programa de investigación “New tests that betterpredict aggressive prostate cancer from low risk disease so that patienttreatment decisions can be optimised at the time of diagnosis.” 

Confío en que en que pronto sean muchos más. :)

Y con toda la información que aquí os dejo, no me queda más que dedicar esta entrada a todos los que superaron la enfermedad, a los que hoy conviven con ella, y a los que convivieron con ella y a sus familiares que hoy les recuerdan.

Nos seguimos leyendo.



martes, 7 de octubre de 2014

Consultas de enfermería: empoderando al paciente


Enfermeros, son aquellos profesionales que a pie de cama en hospitales, en atención primaria e incluso en los propios domicilios, asesoran, administran tratamiento,conocen la historia de cada paciente y se involucran con su cuidado. Siempre cercanos, siempre a mano.

El papel de la enfermería en nuestro sistema sanitario tiene una relevancia importantísima. En la entrada de hoy me planteo si la estructura actual del sistema les permite desarrollar al máximo sus capacidades profesionales.

En nuestro sistema de salud la decisón sobre los tratamientos es potestad del médico. El equipo de enfermería se encarga de ofrecer soporte al paciente, de administrar tratamientos, del seguimiento de síntomas y de realizar los cuidados necesarios.
 Pero también su posición es muy útil para dar información, detectar cambios, ofrecer estrategias para manejar los efectos secundarios, derivar a otros profesionales, educación en salud...incluso aportar apoyo emocional, reducir ansiedad y miedos... En definitiva para servir de profesional de referencia de muchos pacientes. Aunque no siempre cuentan con el espacio y ni con los medios adecuados.

Para realizar todas estas tareas una figura que viene extendiéndose desde hace un tiempo es la Consulta de Enfermería.

Este tipo de consultas están bastante generalizadas en los Centros de Atención Primaria. Pero, ¿qué hay de las consultas de enfermería hospitalaria y las unidades especialidadas?
En algunos hospitales de nuestra geografía ya cuentan con este perfil para favorecer el abordaje integral y el seguimiento de los pacientes en las unidades de atención especializada. Lamentablemente estas consultas no están tan extendidas como debieran. Quizá por parte de la profesión de enfermería también es importante reivindicarse como profesionales competentes para gestionar casos, sirviendo de punto de información , derivación y enlace en ámbitos de mayor especialización.

La consulta de enfermería requiere de una entrevista cara a cara y de un abordaje personalizado con el fin de atender al paciente o la familia de forma adecuada y de ofrecer un espacio en el que afrontar de forma autónoma su autocuidado o sus tratamientos aportándole las riendas de su proceso a cada paciente y hacerle responsable de su propia salud dándole los mecanismos y recursos necesarios para manejarla. ¿Tenéis experiencias con este tipo de consultas?¿habéis recibido, como pacientes,  la información necesaria para poder manejar tratamientos de forma autónoma?

Durante todo este año he tenido la posibilidad de participar en ÉNFASIS , un proyecto de formación para profesionales de enfermería oncológica en cáncer de mama  metastásico. Este proyecto trata de aportar herramientas a los profesionales para ofrecer atención específica en las particularidades que estas pacientes presentan, teniendo en cuenta el ámbito médico, los efectos secundarios de los tratamientos administrados, y los aspectos emocionales.
En el siguiente enlace podréis encontrar infografías descargables para uso por profesionales de enfermería pertenecientes al programa Énfasis :

http://www.seom.org/es/informacion-sobre-el-cancer/publicaciones/104671-programa-enfasis-en-cancer-de-mama-metastasico
He podido constatar el beneficio de este tipo de formación en el ámbito de la oncología, especialidad en la que los avances médicos son rápidos y todos los profesionales debemos estar al día para ofrecer la atención más adecuada. Y, porqué no, generalizarse al resto de especialidades médicas para que enfermeros de cualquier ámbito puedan ofrecer en sus propias consultas el mejor apoyo y facilitar un afrontamiento activo de la enfermedad, favoreciendo que cada paciente pueda tomar el control de su propio estado.

Porque de eso estamos hablando cuando nombramos el famoso "empowerment " ( empoderamiento de los pacientes) ¿no?.

Al final en lo que estamos redundando con este tipo de estrategias es en empoderar a pacientes y familiares facilitando el trabajo de los sanitarios haciendo partícipes a los afectados como parte del "equipo" que se esfuerza por su mejoría, siendo capaces de identificar síntomas y de manejar sus tratamientos tomando sus propias decisiones sobre su salud.

¿Por qué desaprovechar tanto potencial? Un formación adecuada, espacios e infraestructura apropiados capacitaría a estos profesionales para servir de punto de referencia para muchos pacientes crónicos que en ocasiones se ven desvalidos ante el devenir de los síntomas, favoreciendo el "desatasco" de muchas consultas médicas llenas de pacientes "dependientes" en ocasiones por falta de la información y formación adecuada.

Os dejo el enlace a algunos blogs de enfermer@s que dan el protagonismo que se merece a la Educación para la Salud haciéndola accesible a todo el que se acerca navegando por las redes :)

·         http://www.elblogderosa.es/
http://www.cuidando.org/

Estaré encantada de contar con los comentarios de todos aquellos profesionales de enfermería que puedan ofrecernos su experiencia.

Nos seguimos leyendo :)
martes, 16 de septiembre de 2014

Se acerca la revisión...


Las revisiones médicas son un momento clave para todos los pacientes, sea cual sea su patología, pero sobre todo para aquellos que afrontan una enfermedad crónica o han afrontado una patología grave.

 Si te sientes identificado con uno de estos grupos no te resultarán extraños términos como: analítica, resonancia magnética, colonoscopia, endoscopia, TAC, electrocardiograma,... Pero no siempre por conocidos se hacen más llevaderos.

En los días previos a las revisiones no es raro que regresen a tu vida aquellos miedos que parecías haber superado, incluso recuerdos que evitabas traer a tu presente. Regresa la agenda de citas en el hospital, la visita a los especialistas, el volver a organizarte con los niños, pedir la mañana libre en el trabajo, y como meta final, el día en el que recibes los resultados...

Aunque sabes que duran un período determinado, parecen hacerse interminables y cuesta arriba. El miedo a la recaída, al cambio de tratamiento, a un empeoramiento...son pensamientos comunes que no es raro sobre vuelen tu cabeza durante estos días.

La ansiedad y la tensión ante las pruebas y los resultados es inebitable hasta para el más curtido de los pacientes cuando se acercan estos momentos.

Estas son algunas recomendaciones que te ayudarán a afrontar las revisiones de forma más eficaz y llevadera:

  • Ten presente: Las revisiones periódicas se realizan con el fin de confirmar el estado en el que te encuentras, para controlar tu enfermedad, detectar cambios de forma precoz o evaluar los efectos secundarios de los tratamientos y así minimizar sus efectos. Esta es la única manera de poder conocer tu estado médico real y de poner en marcha los distintos tratamientos disponibles lo antes posible. Recuerda que son una herramienta.
  • Informa a tus médicos de síntomas o cambios que notes. Esta información les ayudará a ajustar las pruebas que deben realizarse.
  • Comparte tus preocupaciones con aquellos que sientas cerca. Te ayudará a desahogarte y a sentir su apoyo.
  • Utiliza la distracción como una estrategia más para facilitar el transcurrir de tus días de forma más serena: mantén tus actividades diarias, programa planes que te agraden y te relajen, mantente acompañado de los tuyos. Esto te permitirá liberar tu mente de las preocupaciones en muchos momentos.
  • Recuerda que cuanto más te esfuerces en quitarte ciertos pensamientos más los harás presentes (" efecto oso blanco"), por tanto una buena recomendación es normalizar que estos aparezcan con más intensidad en los días previos a la revisión y permitirte tener momentos libres de estos pensamientos. Por ejemplo, realizando otras actividades que requieran mantener tu concentración. Y sí, he escrito "permitirte" y no " obligarte". ;)
  • Una gran parte de tus miedos probablemente vendrán de "anticipaciones negativas" respecto al fututo. Ante estas te recomiendo intentar centrarte en el presente, en la evidencia , en la información que a día de hoy tienes entre las manos y en la información que obtienes de tu propio cuerpo con el fin de hacer interpretaciones lo más ajustadas posible.
  • La práctica de cualquier tipo de actividad relajante te ayudará a disminuir la tensión. Para que estas técnicas sean lo más efectivas posible debemos entrenarnos de forma concienzuda y así lograremos generalizarlas a las más diversas situaciones.
  • En ocasiones esta ansiedad aumenta durante la ejecución de las mismas pruebas. El uso de tu imaginación para evocarte imágenes relajantes, placenteras y tranquilizadoras te será de mucha utilidad. No dudes en viajar con tu imaginación, tú decides el lugar y tú pones el límite.
  • Comenta al equipo médico que te atiende tus dificultades con ciertas pruebas. Ellos pueden brindarte su apoyo.
 
¡Os animo a intentarlo!

Si notas que tu ansiedad no cesa poniendo en marcha estos consejos no dudes en contactar con un psicólogo especialista en salud que te podrá asesorar de forma personalizada.

Una sensación un tanto paradógica, de la que aquí no hemos hablado, surge cuando las revisiones se espacian en el tiempo, ya que "todo va bien", y uno a pesar de lo que cabría esperar,  se sintiente desvalido e inseguro sin el amparo de la atención frecuente del equipo sanitario....pero esto es harina de otro costal que trataremos en futuras entradas en el blog. :)

Gracias a tod@s por vuestra estupenda bienvenida al mundo bloggero.
¡Espero vuestros comentarios!

¡Nos seguimos leyendo!

martes, 9 de septiembre de 2014

¡Bienvenidos a Más allá de Damocles !




¡Hoy inauguro mi blog! ilusionada y animada por muchas de las personas que me rodean.

Mi nombre es Fátima Castaño. Soy psicóloga especialista en psicooncología. Ejerzo mi profesión en una asociación de pacientes oncológicos y asesoro en consulta privada a todo aquel que se acerca a visitarme.
Todos hemos tenido en mayor o menor medida experiencias que nos han acercado a la enfermedad, y ese, como el de muchos otros, ha sido mi caso. Las experiencias familiares y personales son las que me han hecho vivir en primera persona la sensación de vulnerabilidad, de carencia, de incertidumbre, de miedo o de frustración que cualquier paciente o familiar de paciente puede experimentar ante el diagnóstico , la adaptación a la enfermedad ,a la progresión o incluso la superación de la misma.
Este será mi punto de partida.

Creo en la atención INTEGRAL en sanidad, y por integral entiendo el abordaje de los pacientes desde todas sus esferas ( biológica, psicológica y social).
Para poder llegar a este tipo de atención se hace indispensable un abordaje MULTIDISCIPLINAR, un trabajo en equipo mediante el que los distintos profesionales entiendan a cualquier paciente como un todo compuesto de diferentes aspectos.
Médicos, enfermeros, auxiliares, trabajadores sociales y psicólogos podemos y debemos aprender los unos de los otros, ya que somos responsables de la calidad de la atención que ofrecemos a los pacientes que atendemos.

Algunos os preguntaréis porqué Más allá de Damocles. Con este título quiero hacer referencia a un síndrome muy nombrado en psicooncología, este síndrome describe la sensación de los pacientes de miedo constante a una posible recaída o empeoramiento de su enfermadad a pesar de que la situación médica diga lo contrario y hable de estabilidad y mejoría.



Hago referencia a este síndrome ya que mi formación proviene de este ámbito, de la psicooncología, pero me gustaría ir Más allá, y hablar de cómo la psicología puede aportar mucho a pacientes de muchas otras patologías y de cómo mi profesión puede ofrecer mucho al resto de profesionales de la salud. Intentaré hacer de este blog una caja de herramientas tanto para pacientes como para profesionales y ofrecer mis reflexiones sobre el sector salud, en el que me encuentro inmersa unas veces como paciente y otras como profesional.

También me gustaría ir Más alla y romper poco a poco estigmas, tabúes o miedos; ir Más allá de etiquetas para hablar de personas, personas con enfermedad.
Me encantará que este blog se convierta en un foro de debate en el que todos, pacientes y profesionales podamos dialogar o compartir. ¡Os animo a seguirme!

¡Bienvenidos a Más allá de Damocles!

Sobre mí

Mi nombre es Fátima Castaño, soy licenciada en Psicología y especialista en Psico-oncología. Desde 2007 me he dedicado a la psicología y desde 2012 dedicada profesionalmente psicooncología y al asesoramiento psicológico general. En esta, mi ventana, me encantará ofreceros recursos, impresiones y reflexiones que puedan ser útiles tanto a pacientes como a profesionales de la salud. Me gustaría hablar de mucho más que de cáncer, de mucho más que pacientes. Me gustaría hablar de personas. ¡Bienvenidos a más allá de Damocles! Nº COL: M- 24.173
Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Suscríbete

Lo más leído

Contacta conmigo

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *