martes, 11 de noviembre de 2014

y tú, ¿te has dejado bigote?


En esta nueva entrada en el blog quiero dar todo el protagonismo a una de las enfermedades oncológicas propias del varón, el cáncer de próstata.

Esta patología oncológica es la más diagnosticada en los hombres en nuestro país. Históricamente su diagnóstico se ha relacionado con la edad avanzada, pero la realidad a día de hoy está cambiando. La incidencia de esta enfermedad ha venido aumentado en los últimos años debido a factores como: el aumento de la esperanza de vida y de la edad media de la población, las mejoras en el diagnóstico precoz, métodos de detección cada vez más específicos y el desarrollo de una, cada vez más potente, tecnología de imagen.

El cáncer de próstata suele presentar muy buena respuesta a los tratamientos siendo el diagnóstico precoz uno de los principales condicionantes para lograrlo.
En los siguientes enlaces podréis encontrar la información que la Sociedad Española deOncología Médica y la Asociación Española de Urología ofrecen sobre esta patología.
A pesar de ser una enfermedad tan diagnosticada y con tan buenos resultados en diagnósticos tempranos son escasas las campañas  que se encaminan a concienciar a la población de la importancia de la detección precoz y de las revisiones urológicas regulares a partir de los 50 años (o anteriores si se cuentan con antecedentes familiares), para conseguir los mejores resultados de los tratamientos.
 
Por tanto es inevitable destacar la necesidad de continuar educando en salud, sensibilizando, concienciando y eliminando tabúes.

Sin ánimo de clasificar por sexos, no debemos olvidar que los hombres, al igual que las mujeres, tienden a manejar de una forma muy característica todo aquello que tiene que ver con su salud. Ellos suelen ser más reticentes a acudir a los servicios de salud, a comunicar síntomas y a actuar al respecto,  o incluso evitan las revisiones médicas pertinentes por miedos o tabúes sobre ellas. En el ámbito emocional no es raro que se muestren reacios a admitir malestar emocional y a recibir atención psicológica.
Estas son tendencias generales pero quizá muchos de vosotros os hayáis sentido identificados, y con ellas queda patente que hay que seguir trabajando en educación en salud, no sólo para favorecer la detección precoz sino para ofrecer los mejores recursos y tratamientos, y garantizar la mejor calidad de vida a los pacientes durante y después de sus tratamientos.

Así como existen numerosísimos estudios que dejan patente las consecuencias específicas tanto físicas como psicológicas del diagnóstico del cáncer de mama y ginecológico en las mujeres, existen menos estudios que describan las consecuencias de los cánceres propios del varón y de sus tratamientos, en su estado de ánimo, su imagen corporal y su calidad de vida. Pero estas existen.

A los que sois pacientes no os resultará raro que aquí mencione aspectos como la incontinencia, la sexualidad, las consecuencias de los tratamientos hormonales, la quimioterapia o la radioterapia. Todos ellos son aspectos físicos que también tienen su correlato emocional, aunque no siempre se le da la importancia que tienen, tanto por parte de los propios pacientes como de los sanitarios. ¿Cómo sentir tu vida plena si has disminuido tus contactos sociales por miedo a no controlar tu orina? ¿Cómo sentirte el mismo si no encuentras vías para disfrutar de tu sexualidad? ¿Cómo sentir la satisfacción de tu mejoría física si tus emociones no acompañan?

Al hablar de emociones durante y después de los tratamientos es importante mencionar : la merma en tu autoestima, la disminución de las relaciones sociales, el bajo estado de ánimo, las dificultades para retomar las relaciones sexuales, ansiedad, los miedos, la irritabilidad...
Muchos tendéis a infravalorar o incluso a no citar síntomas relativos a vuestras emociones por falta de costumbre, vergüenza o reparo. Os recomiendo buscar la fórmula y el apoyo con el que os encontréis más cómodos y localizar a los profesionales adecuados para consultar todas vuestras dudas o recibir tratamiento. Vuestro equipo médico, psicooncólogos y sexólogos os podrán ayudar en todo esto.

La idea de esta entrada no sólo era hablar de prevención, de sensibilización, y de las emociones de los propios pacientes sino también de la falta de asociaciones de pacientes que ofrezcan sostén y apoyo a los nuevos y antiguos diagnosticados, y animar a la creación de iniciativas que redunden en la normalización social de esta patología.

Durante todo este mes de noviembre está en marcha la campaña MOVEMBER, una campaña mundial que  pretende sensibilizar sobre salud masculina, concienciar sobre las enfermedades oncológicas del varón (cáncer de próstata y testicular) así como fomentar la investigación relativa a este tipo de enfermedades y a la creación de recursos psicosociales que favorezcan la calidad de vida de los pacientes.

Hasta la fecha se han financiado programas  en muchos países siendo el único que se ha llevado a cabo en España el programa de investigación “New tests that betterpredict aggressive prostate cancer from low risk disease so that patienttreatment decisions can be optimised at the time of diagnosis.” 

Confío en que en que pronto sean muchos más. :)

Y con toda la información que aquí os dejo, no me queda más que dedicar esta entrada a todos los que superaron la enfermedad, a los que hoy conviven con ella, y a los que convivieron con ella y a sus familiares que hoy les recuerdan.

Nos seguimos leyendo.



6 comentarios:

  1. ¿Cuándo se empezará a valorar de forma adecuada las consecuencias emocionales de los aspectos físicos de la enfermedad y sus tratamientos? Aún habiendo un consenso sobre su importancia en la calidad de vida de las personas, la salud emocional no está suficientemente integrada en las estrategias asistenciales. No sé si será por falta de evidencia acerca de los resultados en salud que se conseguirían o acerca de su rentabilidad económica, o quizás sea por falta de cultura holística. Pero lo que está claro es que la calidad de vida importa y mucho. No todo es curar! Gran entrada Fátima!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente la rentabilidad del abordaje integral de los pacientes sea cual sea su patología, creo que ya está más que demostrado. te doy la razón en que quizá nos falte cultura holística. En muchos pacientes todavía predomina la cultura de la resignación...por suerte poco a poco esta visión está cambiando y ya no se trata de vivir de cualquier manera, sino de vivir plenamente.

      Eliminar
  2. Enhorabuena Fátima, hay médicos para curar el cuerpo pero las emociones... porque no se atienden también? Creen algunos médicos aún que ellos son lo más? Sin una buena salud "mental" entiéndase mental, de sentimientos, emociones...es más difícil afrontar un diagnóstico y un tratamiento. Hoy más que nunca son necesarias las Asociaciones de Pacientes para reclamar atención integral, holistica o multidisciplinario para todos. Por otro lado demasiado dinero en unas campañas y nada en otras, La prevención ahorra dinero o eso no interesa? Ahí lo dejo... Señores rompan con los tabúes y acusan al urologo. La revision es sencilla, una analítica y una ecografia. Yo me pongo el bigote por ustedes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario Paloma! Estoy contigo algunas patologías todavía están huérfanas en asociaciones de pacientes, en apoyos, en asesoramiento,...Las asociaciones son también la clave para reivindicar los derechos de los pacientes teniendo en cuenta sus características diferenciales, ya que, no todos los pacientes son iguales.
      ¡¡Un abrazo grande!!

      Eliminar
  3. Buenísima entrada, Fátima! A todos los que somos un tanto ajenos a este tema, nos aporta una visión amplia y clara. Enhorabuena por tu gran hacer!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario y por dedicar unos minutos a leer sobre algo que a pesar de sentir ajeno te esfuerzas por conocer.
      ¡Muchas gracias por tu apoyo!

      Eliminar

Sobre mí

Mi nombre es Fátima Castaño, soy licenciada en Psicología y especialista en Psico-oncología. Desde 2007 me he dedicado a la psicología y desde 2012 dedicada profesionalmente psicooncología y al asesoramiento psicológico general. En esta, mi ventana, me encantará ofreceros recursos, impresiones y reflexiones que puedan ser útiles tanto a pacientes como a profesionales de la salud. Me gustaría hablar de mucho más que de cáncer, de mucho más que pacientes. Me gustaría hablar de personas. ¡Bienvenidos a más allá de Damocles! Nº COL: M- 24.173
Con la tecnología de Blogger.

Buscar en este blog

Suscríbete

Lo más leído

Contacta conmigo

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *